LOS TEMPLOS OLVIDADOS DE LA ISLA DE JAVA: BOROBUDUR Y PRAMBANAN

“Nunca midas la altura de una montaña hasta que no hayas llegado a la cumbre. Entonces verás que no era tan alta como pensabas.”

(John Lubbock)

Desde que conocimos la existencia de dos de los templos más magníficos y colosales de todos los tiempos escondidos en la remota isla de Java, supimos que algún día tendríamos que visitarlos.

106

La mayor concentración de arquitectura sagrada de Java, el templo budista de Borobudur y el bello complejo hindú de Prambanan, se encuentran en la llanura de Kedu, también conocida como el Valle de Los Reyes o Valle de la Muerte, en la región central de la exótica isla de Java, en Indonesia, rodeados de tupidas selvas, humeantes volcanes, y verdes terrazas de arrozales. Estos templos se construyeron entre montañas y en sitios aislados y tranquilos para estar en pleno contacto y armonía con los dioses y los espíritus de la naturaleza. Borobudur, también llamado la Montaña Sagrada por su forma piramidal, dicen que podría haber sido la tumba gigante del mismísimo Buda….

Borobudura-
Vista aérea de La Montana Sagrada de Borobudur, (galería Internet).

Durante siglos, Borobudur permaneció inmerso en un largo sueño, olvidado por los hombres, y perdido en las leyendas del tiempo: Cubierto por la espesa vegetación y soterrado por cenizas volcánicas de las numerosas erupciones volcánicas que sacuden la isla de Java, zona que atraviesa el llamado “Cinturón de Fuego del Pacífico”, Borobudur se consideró un lugar maldito incluso por los más ancianos del lugar que hacía siglos ya habían abrazado la doctrina del Islam, incluso antes de que las ruinas fueran descubiertas por los europeos. El misterioso Templo de Borobudur encierra numerosas preguntas sin respuesta, y sigue estando envuelto en la bruma de los misterios.jc i-phone nuevo 666

Cuando nos acercamos al inmenso recinto y observamos el coloso que se encontraba ante nosotros, nos quedamos sin respiración: Borobudur es un sitio mágico, y sumergirte en él y en su rica historia, es hacer un viaje a través del túnel del tiempo. De inmediato el olor a incienso sagrado envolvió la atmósfera tranquila y pacífica del lugar, y la música gamelan típica de estas tierras, nos acompañó en que sería el inicio de nuestro peregrinaje particular por esta montaña sagrada.

El período de construcción se ha estimado en base a los relieves esculpidos y en las inscripciones de las tallas de piedra, en torno a los siglos octavo y noveno. Su construcción se dilató durante setenta y cinco años, y fue finalmente finalizada aproximadamente en el año 825, cuatrocientos años antes de que se construyeran las grandes catedrales europeas, y trescientos años antes del famoso Angkor Wat de Camboya. Se cree que el templo se erigió durante el reinado de la dinastía Sailendra, vocablo sánscrito que se puede traducir como “Señor de las Montañas”.

191

Cuando los exploradores británicos y holandeses recorrieron esta zona cubierta de tupidas selvas, descubrieron bajo la plataforma superior y bajo la gran estupa, una gran urna metálica que escondía un antiquísimo relicario que indicaba que el lugar era el santuario de alguien muy importante. Aunque muchos historiadores apuntan a inscripciones que señalan a las cenizas del mismísimo Buda, que el rey Ashoka hizo exhumar en el siglo III A.C en India, no hay forma de demostrarlo, ya que la reliquia desapareció misteriosamente y actualmente se encuentra en paradero desconocido, y por lo tanto, el misterio y la leyenda sobre a quién pertenece dicho monumento funerario sigue presente hasta nuestros días.

142

La montaña Sagrada de Borobudur está emplazada en un sobrecogedor paisaje rodeado de bosques y selvas tropicales y situado entre los volcanes gemelos activos gemelos Sumbing y Merbabu, en la actual Java Central. No puede haberse escogido un lugar más impactante para su emplazamiento y construcción: ya sólo el paisaje que lo enmarca parece sacado de un mundo de fantasía. Borobudur es Patrimonio de la Unesco desde 1983, y el monumento budista más grande del planeta: El complejo que cuenta con más de quinientas estatuas de Buda, tiene en su recorrido ni más ni menos que 5 km desde su base hasta la cima. Sin lugar a dudas, es uno de los templos más extraordinarios del mundo.

jc i-phone nuevo 650

137146

El santuario guía a los peregrinos a través de un sistema de escaleras y corredores, ornamentados con exquisitos bajorrelieves que cubren una superficie total de dos mil quinientos metros cuadrados y nos narran escenas de la historia de Buda y sus vidas anteriores, así como la ley del karma a través de las distintas reencarnaciones.

 

Pero lo original y sorprendente de este complejo, y lo que le hace realmente único, es su simbolismo: Borobudur es realmente un Mandala gigante, un mapa detallado de la compleja mente humana, de su cosmología y de su naturaleza, a través del cual viajamos a las mismísimas entrañas del Budismo. Cabe recordar que el Budismo no es una religión, sino una doctrina que explica los pasos para alcanzar el Nirvana, o Cielo Budista, cuyo objetivo final es conseguir la felicidad por medio de la reencarnación del alma hasta haber conseguido la perfección de la misma.

Formado por anillos concéntricos de pasillos, éstos nos muestran con bellos relieves de piedra tallada las enseñanzas de Buda en un recorrido guiado para el peregrino, en el que los anillos se van estrechando a medida que se asciende a través de un sistema de escaleras y corredores que son vistosa procesión de reyes, budas, guerreros, bailarinas, y elefantes en tres dimensiones: un recorrido ascendente por el camino de la sabiduría, hasta culminar en la parte superior de la pirámide, coronada por la gran estupa central, símbolo de la etapa celestial o Nirvana.

Cuando ascendimos por la montaña de piedra a través del pasillo central y fuimos subiendo por cada uno de los escalones que nos llevaban a los distintos anillos de la pirámide, el tiempo pareció detenerse. Aunque es un monumento muy visitado, siempre hay un lugar, alejado de los pasillos principales y de la mayor concentración de turistas, donde es posible encontrar la soledad y observar la majestuosidad de este monumento: rostros esculpidos con máxima precisión, exquisitos frisos, estatuas labradas en piedra que te retan con la mirada: esta enorme montaña que parece ser el centro del universo, respira con energía propia, y hechiza al visitante más escéptico.

194

Durante el recorrido es fácil ver a monjas y monjes budistas en pleno trance, entonando cientos de mantas sagrados que son trasportados por el viento a lugares lejanos, al mismo tiempo que el olor a incienso y sonidos de miles de campanillas invaden la quietud del momento.184

Es fácil contagiarse de la paz y espiritualidad que envuelven al lugar: Es un sitio para recorrer lentamente, tan sólo acompañado de la soledad de los propios pensamientos, hasta llegar al final del recorrido: la cúpula del nivel superior, para entonces obtener la máxima recompensa del viaje: el ansiado Nirvana.

Desde la cima de la Montaña Sagrada, y contemplando la estupa completamente descubierta y al Buda Sagrado protector, crees estar en una especie de ensoñación. El Mandala de Borobudur alcanza la perfección con el paisaje impactante y la acuarela de colores en la que está inmerso: las blancas fumarolas de los volcanes vivos circundantes, las selvas tropicales de miles de verdes matices, y el brillante cielo infinito, te harán sentir en el mismísimo Edén. Sin duda, un lugar mágico y único en el mundo, de difícil detalle y descripción.

borotop

“Vive tu vida como si subieras una montaña. De vez en cuando mira la cumbre, pero más importante es admirar las cosas bellas del camino. Sube despacio, firme, y disfruta cada momento. Las vistas desde la cima serán el regalo perfecto tras el viaje.” (Harold V. Melchert)

Pero si Borobudur impacta al viajero, su templo gemelo hinduista Prambanan , nacido como réplica por parte de los hindúes de la isla de Java al majestuoso Borobudur, tampoco te dejará indiferente.

prambanan.central

Prambanam, Patrimonio de la Humanidad desde 1991, y construido en el siglo IX (año 850), es el conjunto monumental más grande de Indonesia de los dedicados al culto de Shiva (el dios hindú de la Naturaleza), y el más grande del mundo dedicado a Trimurti, la triada de dioses de la religión hindú: Brahma (el Dios Creador), Visnu (el Preservador) y Shiva (el Destructor).

064

El templo central, dedicado a Shiva, de 47 metros de altura, impacta al visitante desde la entrada con sus increíbles formas puntiagudas que intentan tocar el cielo y que intentan imitar al volcán Merapi situado en las cercanías. Es la imponente representación terrenal del Monte Meru, morada de los dioses.

026

En su interior hay cuatro estatuas sagradas: la de Shiva, su esposa Durga Mahisasuramardhini Dewi (cámara norte), su hijo Ganesha (cámara oeste), y la de su profesor Agastya (cámara sur). Los tres templos muestran tallas que ilustran la mítica epopeya india de Ramayana, y hacen del complejo el mayor exponente en la isla de Java del arte hindú y de su historia. Aunque en la actualidad sólo se conservan 224 templos, se cree que originalmente había la increíble cifra de mil templos.

El Ramayana es la obra más espléndida de la literatura hindú de todos los tiempos: Consta de 24.000 versos en siete cantos que hablan de la encarnizada lucha de Ramachandra (encarnación de Vishnu) contra los Asuras y su soberano Ravana. En la mitología hindú, Asura es el símbolo equivalente al titán o demonio gigante, de manera que la epopeya retorna el mito de la guerra entre dioses y gigantes: el combate entre los poderes de la luz y las fuerzas demoníacas de las tinieblas.

034

El lugar es único y sorprendente, y uno no sabe dónde mirar cuando camina entre las ruinas y entre tanta belleza: el detalle de sus relieves, las estatuas de guerreros protectores de tesoros ocultos, los demonios malignos, los villanos acechantes, las bellas princesas petrificadas y convertidas en estatuas por su desobediencia y rebeldía a no querer casarse con el príncipe elegido, los dioses acechantes desde las tinieblas: Los cientos de mitos e historias que ilustran cada uno de los paneles hacen que el visitante se llegue a creer el protagonista de un lejano reino de cuento y leyenda.

120.JPGjc i-phone nuevo 642

El complejo de templos es un modelo del universo según la cosmología hindú dividido verticalmente en tres niveles que representan los tres reinos del universo: el reino más bajo, habitado por los mortales: seres humanos, animales y también los demonios; el reino medio, o el reino de los santos, ascetas y dioses menores; y el reino más alto y el más sagrado, el de los dioses. Es un lugar ideal para visitar con niños, ya que disfrutarán de las leyendas de los guerreros y princesas, buscarán las estatuas petrificadas, visitarán las cámaras ocultas, sólo visibles con linternas, y querrán descubrir tesoros escondidos y que nunca fueron descubiertos.

100.JPG

El recinto fue cubierto por las cenizas volcánicas de las violentas erupciones volcánicas del cercano Merapi, y al igual que Borobudur, olvidado y abrazado por la bruma del tiempo hasta que, en 1811, durante el breve período de gobierno británico de las Indias Orientales Holandesas, el topógrafo Colin Mackenzie descubrió templos por casualidad. Aunque los ingleses encargaron un estudio completo de las ruinas, éstas sin embrago, siguieron olvidadas durante décadas y saqueadas por los colonizadores y por los habitantes locales.

084

La reconstrucción del complejo comenzó en 1918, y su restauración en 1930. Los esfuerzos para su recuperación continúan hasta hoy, a pesar de que la zona ha sido sacudida recientemente por importantes terremotos que han afectado al magnífico complejo.

La visita hay que hacerla con calma, disfrutando del lugar y de la energía que desprenden cada uno de sus rincones, caminando entre sus ruinas y piedras esparcidas por todas partes, imaginando como podría haber sido ese lugar de culto, diez siglos atrás. Los templos menores, como el magnífico Candi Plaosan, Candi Mendut, Sewu y Ratu Boku, bien merecen también una visita tranquila. Recomendamos la visita de Borobudur bien temprano por la mañana para evitar la mayor concentración de turistas y el intenso calor del medio día; y la visita a Prambanan, cuando ya cae la tarde, como hicimos nosotros, para disfrutar de la luz cálida iluminando las ruinas ya casi solitarias, y para disfrutar de la puesta de sol, que le confieren una atmósfera mágica y especial.

108

En cualquier caso, ambos lugares deben incluirse en la lista de “lugares a visitar alguna vez en la vida”. Ambos complejos son dos impactantes conjuntos monumentales de proporciones titánicas cuyos restos, reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, rezuman historia, misterio y espiritualidad.

plaosan3

 “Porque al final no recordarás el tiempo que permaneciste en la oficina o arreglando tu casa…Ve y escala esa maldita montaña” (Jack Kerouac).

borobudurVistas

 

Anuncios

5 comentarios en “LOS TEMPLOS OLVIDADOS DE LA ISLA DE JAVA: BOROBUDUR Y PRAMBANAN

  1. Pingback: JAVA: YOGYAKARTA, ÉRASE UNA VEZ UN SULTÁN QUE VIVÍA EN UN GRAN PALACIO…. – OM VIAJES Y RELATOS

  2. Pingback: YOGYAKARTA, ÉRASE UNA VEZ UN SULTÁN QUE VIVÍA EN UN GRAN PALACIO.... - OM VIAJES Y RELATOS

  3. alberto

    Gracias por el relato …me pareció cautivarte y motivador .
    si uno lo lee detenidamente se plantea seriamente si no seria una verdadera lastima estando tan cerca ,en Bali , no cruzar e ir y conocerlos .

    gracias nuevamente

    Le gusta a 1 persona

Aquí puedes dejarnos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s